Espadaña


La Ciudadela dispone de un único acceso, un puente con una parte fija y otra levadiza. Actualmente se conserva el sistema de poleas del S. XIX, pero inicialmente funcionaba con dos grandes palancas de madera que levantaban el puente mediante un sistema de contrapesos. Hoy en día el puente está fijo. La portada, -bóveda, segunda puerta y cuerpo de guardia incluidos- fue un diseño de 1613 copiada de la existente en Pamplona, y en ella figuraba el escudo de la Monarquía Hispánica, incluido Portugal. Antes de su construcción, simplemente había un corte en la muralla con una pequeña puerta y un puente de madera que era fijo. La espadaña cumplía la función de sostener una o varias campanas necesarias para la transmisión de información y órdenes a los ocupantes de la fortificación y también  a los que encontrándose fuera de ella pudieran escuchar los tañidos de dicha campana. La que actualmente luce esta Ciudadela fue construida en 1703. Bajo la misma, una balconada acoge el puesto de vigilancia desde el que los soldados controlaban el acceso al puente y al recinto amurallado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Accesibilidad